Facebook Twitter Google +1     Admin

Ruta de los Molinos por el Parque Natural de Sierra Nevada

20060924213654-rutamolinosmini.jpg

A las 10:00 de la mañana estábamos en el Restaurante Hermanos Castillo de Fiñana, desayunando un excelente café y unas tortas de chicharrones que quitaban el sentido. Tras el caluroso recibimiento por parte del Alcalde, partimos en un autobús de Sánchez hacia el Cortijo de Ubeire. Empezamos la ruta a pie en el cruce de carriles, a unos 2 km del Refugio de Uberie.

La mañana es espléndida, y el grupo de lo más animado... 31 senderistas en total, deseosos de aprovechar un día en el Parque Natural de Sierra Nevada.

Descendemos por la Senda del Rosal, atravesando hasta 5 veces el Arroyo de Ubeire, confundidos por una espesa vegetación de encinas, nogales, pinos y todo tipo especies de monte mediterráneo. Seguimos avanzando contemplando en la ladera de enfrente el cortijo del Cura. A la altura de la Fuente de las Víboras hacemos un alto en el camino para reponer líquidos. El sol sigue subiendo y ahora empieza a calentar.

La bajada hacia la pantaneta (Presa del Castañar) se hace sin problemas pero a un ritmo lento... Hay que tener cuidado con las piedras y ramaje del sendero. LLega la hora de hacer la parada para el bocata, fruta y reponer un poco de alimento... lo hacemos al pie del Arroyo de Cayuela... que trae un agua superfresquita de Sierra Nevada.

Cruzando un puente por el Arroyo de Ubeire, camino de Fiñana

 

Nos dirigimos por la ruta marcada como 'Ruta de los Molinos' hacia Fiñana, combinando tramos de pista con pasos por el Río Nacimiento. La campaña de la recogida de la Almendra está en su pleno apogeo, por lo que podemos observar el trasiego de gente trabajando. Pasamos cerca de la Heredad y nos acercamos a la Ermita/Iglesia del Sto. Cristo, que no se conserva nada bien, pero que tiene unas higueras y parrales en sus alrededores que invitan (sobre todo a esta alturas de la ruta) a degustar los exquisitos manjares del campo.

Tras 15 km de alegre caminata entramos en Fiñana, donde sus vecinos nos reciben con un poco de asombro, pero acogedores como siempre. El grupo se despide tras un café/colacao/chocolate calentitos, con los pies cansados pero con las pilas y los pulmones recargados de aire puro.

Tenemos que agradecer la atención y cercanía mostrada, tanto por lo monitores-guías, como por el personal de Protección Civil, que en todo momento han trabajado para que la ruta sea de lo más agradable.

La ruta estaba organizada por la Diputación de Almería y podéis ver el resto de rutas programadas en el Folleto sobre Senderismo .

 


24/09/2006 22:09 abla #. Padel